Artículos comentados por los Comités Científicos de FAC

Abril, 2020

Infarto Agudo de Miocardio Con Elevación del Segmento ST en Pacientes Con Covid-19: Resultados Clínicos y Angiográficos

Comentario a cargo de: Dr. Alejandro Amoroso Presidente Comité cardiopatía Isquémica

Giulio G. Stefanini

Infarto Agudo de miocardio con elevación del segmento ST en pacientes con COVID-19: Resultados clínicos y angiográficos.

Introducción:

La Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID - 19) es responsable del síndrome respiratorio agudo severo por Coronavirus-2 (SARS-CoV-2) y está causando una pandemia de características dramáticas, saturando los sistemas de salud en todo el mundo. Lombardía, en el norte de Italia, fue una de las regiones más afectadas a nivel mundial.

Esta enfermedad se presenta muchas veces con complicaciones cardiovasculares graves, que generan un desafíos en el manejo agudo. Se presenta este estudio, realizado en numerosos centro de Lombardia, con laboratorio de Hemodinamia (HD), para evaluar la incidencia, presentación clínica, hallazgos angiográficos y resultados clínicos en un grupo de pacientes internados por COVID - 19, entre el 20 de Febrero y el 30 de marzo 2020, que acudieron con SCACEST, en el contexto de esta pandemia

 

Los datos fueron recolectados retrospectivamente. La Enfermedad por COVID - 19 se confirmó por reacción de cadena de polimerasa de transcripción inversa (PCR), en los pacientes con SCACEST, definido en base a la presencia de síntomas típicos asociados con elevación del segmento ST o nuevo bloqueo de rama izquierda (BCRI). Una estenosis fue considerado como lesión culpable en caso de evidencia angiográfica trombótica, con oclusión o suboclusión del vaso, mayor al 50 % en el cateterismo cardiaco.

 

Se incluyeron un total de 28 pacientes con COVID-19 con SCACEST. Todos los pacientes reunieron los criterios de definición, 25 de ellos (89.3%) con Supradesnivel del ST y el resto, 3 pacientes, un nuevo BCRI (10.7%), y todos fueron tratados en el contexto del cuadro agudo.

 

La edad media fue de 68 ± 11 años, 8 pacientes (28,6%) eran mujeres, 20 (71,4%) tenían HTA, 9 (32.1%) tenían diabetes mellitus, 8 (28.6%) tenían enfermedad renal crónica y 3 (10.7%) tenían un IAM previo. En 24 pacientes (85.7%), el SCACEST representó la primera manifestación clínica de COVID19, y no tenían un resultado de la prueba de PCR en el momento de la CCG. Los 4 pacientes restantes sufrieron SCACEST durante la hospitalización por COVID-19. En 22 pacientes (78,6%) se presentaron con dolor torácico típico asociado o no con disnea, como manifestación inicial y 6 pacientes (21.4%) tuvieron solamente disnea. En el Ecocardiograma, 23 pacientes (82,1%) tenían trastornos localizados de la motilidad parietal, y 3 (10.7%) tenían hipocinesia difusa y 2 (7.1%) no tenían anormalidades. La fracción de eyección del ventrículo izquierdo fue < 50% en 17 pacientes (60,7%). Todos los pacientes fueron sometidos a angiografía coronaria urgente y ninguno fue tratado con Fibrinólisis. De 28 pacientes, 17 pacientes (60,7%) tenían evidencia de una lesión culpable que requirió revascularización y 11 pacientes (39,3%) no tenían enfermedad coronaria obstructiva. Al 31 de marzo de 2020 (mediana de seguimiento de 13 días), murieron 11 pacientes (39,3%), 1 (3,6%) aún estaba hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos y 16 (57,1%) había sido dado de alta. Estos resultados proporcionan evidencia relevante que muestra que los pacientes que tenían un SCACEST típico en su presentación, la angiografía demostró la ausencia de una lesión culpable en el 39,3% de los casos, excluyendo por lo tanto un IAM tipo 1.

 

Un documento reciente del Colegio Americano de Cardiólogos Intervencionista y del Consejo y Sociedad de Angiografía e Intervención Cardiovascular, discuten cómo garantizar el tratamiento de vanguardia en los SCACEST, así como la seguridad de los equipos de atención médica involucrados en el manejo de SCACEST en el contexto de esta enfermedad.

 

Este trabajo recomienda buscar un equilibrio entre la exposición de los equipos de salud en la atención médica de los SCA y el beneficio para los pacientes afectados. Estos hallazgos subrayan la necesidad de hacer todos los esfuerzos para diferenciar entre IAM tipo 2 o una miocarditis vs un IAM tipo 1 antes de planificar la estrategia invasiva. Este documento también muestra que una estrategia basada en la fibrinólisis sistemática, no es justificada, ya que la reperfusión parece no ser necesaria en una proporción significativa de pacientes con COVID-19 y SCACEST, cercana al 40 %. Si bien este es un informe temprano, con un número relativamente pequeño de pacientes, tiene como dato positivo haber sido realizado en pacientes con COVID-19 con SCACEST, durante las primeras 6 semanas del brote epidémico. En los pacientes en los que se excluyó una lesión culpable por CCG, no se pudo determinar si la presentación clínica se debió a un IAM tipo 2, o a una miocarditis posterior a la infección, o a una disfunción endotelial relacionada a la tormenta de citoquinas, en el contexto del SARS- CoV - 2.

 

Conclusiones

Estos hallazgos muestran que en el SCACEST, en el contexto de esta pandemia, puede representar la primera manifestación clínica de COVID-19. En aproximadamente el 40% de los pacientes con SCACEST, una lesión culpable no pudo identificarse por la CCG. Un diagnóstico preciso se debe intentar para los pacientes con COVID-19 con SCACEST, con el objetivo de minimizar los riesgos del procedimiento y minimizar el riesgo de infección de los equipos de salud destinados a la de atención médica de los SCA, en el contexto de esta Pandemia, asegurando una reperfusion exitosa del evento agudo